Clima dificulta el rescate de los cuerpos de pasajeros de ATR iraní

Las tareas de rescate de los cuerpos de los pasajeros y tripulantes del ATR-72 que se accidentó en el centro de Irán el pasado domingo continúan entorpecidas por las condiciones del clima.

Al menos 20 equipos con rescatistas del total de 80 que participaron en la búsqueda, acampan en las cercanías del monte Dena, donde ocurrió el percance, en espera de la mejora del clima, que se espera sea este miércoles.

De acuerdo a un despacho de la agencia IRNA, se ubicó gracias a drones y sobrevuelo de helicopteros los cadáveres de 32 del total de 66 personas que viajaban a bordo de la nave.

Se estima que el total de pasajeros y tripulantes murió en el hecho, pero total seguridad habrá hasta que se pueda llegar al lugar.

El ATR-72 de la línea aérea Aseman salió del aeropuerto internacional Mehrabad de Teheran rumbo a Yasouj, en el occidente iraní, y a las 7:55 horas del pasado domingo (4:25 GMT) perdió contacto con los controladores de vuelo.

La víspera los restos de la nave fueron localizados por un helicóptero del Cuerpo de Guardias de la Revolución. El turbohelice usado para vuelos regionales fue visualizado totalmente frangmentado.

Solo se podía distinguir un logotipo de la línea aérea en una de las piezas más grandes, señaló el piloto que lo encontró.

El avión fue encontrado con apoyo del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, que proveyó de las coordenadas donde se encontraba gracias a información satelital.

Representantes de la francea ATR, así como de la empresa canadiense productora de los motores, llegaron a Irán para sumarse a las investigaciones de los motivos del percance.

NTX