Exhorta IMSS Tlaxcala A Aprender A Identificar La Distrofia Muscular

 

La distrofia muscular es una afección de los músculos del cuerpo, que se van debilitando y van dejando de funcionar.

 

Hay más de 30 tipos de distrofia muscular. En algunos de estos, los problemas musculares empiezan cuando la persona es todavía menor de edad o muy joven. En otros tipos, los síntomas de la distrofia muscular empiezan más tarde y a veces no ocurren hasta que la persona ya es adulta.

 

La mayoría de los niños con distrofia muscular padecen la distrofia muscular de Duchenne. Se comportan igual y tienen el mismo aspecto que las demás, mientras son bebés. Cuando tienen entre dos y seis años, los músculos de sus brazos, piernas y pelvis (caderas) se empiezan a debilitar. Los primeros signos de debilidad se presentan al correr, subir escaleras o levantarse del suelo. Un niño con una distrofia muscular de Duchenne tendrá problemas para andar y, a la larga, dejará de hacerlo. Es posible que también le cueste alimentarse, tenga dificultades para respirar y problemas en el corazón.

 

La distrofia muscular de Becker se parece mucho a la de Duchenne, con la excepción de que las personas afectadas por ésta enfermedad no suelen tener problemas hasta que son mayores, es decir, en la adolescencia o en la etapa adulta. Sus músculos tardan mucho más tiempo en debilitarse.

 

Tomando en consideración que un tercio de niñas y niños con distrofia muscular de Duchenne no tienen antecedentes familiares de la enfermedad, debido a que el gen involucrado puede estar sujeto a un cambio anormal repentino (mutación espontánea), es por ello que la Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxcala, exhorta a padres y madres de familia y tutores, a que observen el comportamiento de sus hijos, desde bebés.

 

Los síntomas de la distrofia muscular, suelen aparecer en la infancia temprana, por lo que si nota que su menor de edad se cae frecuentemente; estando acostado o sentado tiene dificultad para levantarse; manifiesta dificultad para correr o saltar; camina abriendo los pies como pato o camina pisando sobre los dedos de los pies; tiene pantorrillas con músculos grandes; manifiesta dolor o rigidez muscular, así como dificultad para aprender, inmediatamente solicite cita con su médico familiar, para plantearle sus observaciones y pueda derivarlo con el pediatra, para realizar los estudios que confirmen o descarten dicha afección.

 

Como quiera que sea, es importante, observar el comportamiento de las y los bebés, desde sus primeros días y meses para reportarlo con su médico, así como realizar el tamizaje apenas recién nacido, con el propósito de poder actuar desde el inicio de cualquier posible enfermedad.