Fracasa tregua humanitaria rusa en Ghouta Oriental

La pausa “humanitaria” en los ataques aéreos rusos en el enclave sirio dirigido por los rebeldes en Ghouta Oriental no dio lugar a entregas de ayuda o evacuaciones médicas a medida que estallaba la violencia, reportaron medios locales e internacionales.

La jornada de tregua humanitaria ha comenzado con el ataque con morteros por parte de grupos armados, mientras las fuerzas gubernamentales sirias ganan terreno en Ghuta Oriental, en las proximidades de Damasco

El Ejército sirio intensificó la noche del martes y hoy sus operaciones militares en la región de Ghouta Oriental, en las cercanías de Damasco, contra los grupos terroristas Hayat Tahrir el Cham, otrora Al-Nousra, y Failaq Al-Rahman.

Después de las 09:00 horas locales de este miércoles los rebeldes han vuelto a abrir fuego contra las posiciones de las tropas gubernamentales en la región del corredor humanitario, en la localidad de Mujayam Al Wafddien, informa TASS-Itar.

Este lunes, una tregua humanitaria impulsada por el presidente ruso, Vladímir Putin, fue declarada en el enclave sirio. A partir de este martes, todos los días de 9:00 a 14:00 se abre un corredor humanitario para que los civiles puedan abandonar esta área, situada en las afueras de Damasco.

El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que estaba listo para ingresar al enclave para entregar ayuda para salvar vidas, pero el período de cinco horas fue demasiado corto.

Más de 550 civiles fueron asesinados desde el 18 de febrero en bombardeos por el gobierno sirio y las fuerzas rusas en el este de Ghouta, un suburbio de 400 mil personas.

Según medios locales, escuadras de la fuerza Tigre y de la Cuarta División libraron violentos choques contra las formaciones extremistas en el frente este de Ghouta, donde el ejército recuperó la localidad de Hawash Dawahra y llegó hasta la rotonda del poblado de Shifunieh.

En ese contexto, un oficial del ejército informó que los uniformados sirios lanzaron operaciones tácticas que rompieron las líneas de defensa de los rebeldes y destruyeron varios de sus túneles en el suburbio de Harasta y en la localidad de Masraba.

La breve pausa humanitaria ordenada por Rusia entró en vigor el segundo día en la región controlada por los rebeldes cerca de la capital siria. Aún así, ningún civil ha utilizado el corredor de salida tripulado por las fuerzas sirias y rusas para irse mientras se informaban las batallas terrestres.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dice que la pausa en el este de Ghouta el miércoles fue precedida por un aluvión de ataques aéreos en las ciudades de Harasta y Douma, donde las tropas sirias también están tratando de seguir adelante con una ofensiva terrestre.

El Observatorio dice que los bombardeos del gobierno y los enfrentamientos fueron reportados en tres frentes desde que comenzó la pausa.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha acusado este miércoles a los rebeldes en el enclave de Ghuta Oriental, próximo a Damasco, de impedir el envío de ayuda humanitaria y la salida de civiles pese a la tregua declarada por Moscú durante cinco horas al día.

En su intervención ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Lavrov ha defendido que ahora les toca cumplir con la tregua a los rebeldes y “a sus patrocinadores, que por el momento obstaculizan la entrega de ayuda y la salida de los ciudadanos que deseen abandonar la región, al mantener los ataques contra Damasco.

Lavrov ha defendido que la resolución aprobada el sábado por el Consejo de Seguridad de la ONU, que llama a una tregua de 30 días en Siria, “creó el marco para llegar a un acuerdo entre todas las partes sobre las condiciones para mejorar la vida de la población civil en todo el país”.

NTX