Frontera México-EUA, cuello de botella para los migrantes centroamericanos

  • Mayor control obligaría a buscar puntos peligrosos para ingresar a EUA

 

Las caravanas de migrantes centroamericanos que se encuentran de paso por México generarán un “cuello de botella” al llegar a la frontera con Estados Unidos, pues ahí permanecerán algún tiempo en espera de acceder a la figura de asilado en la Unión Americana, aseveró el experto en temas internacionales, Tomás Milton Muñoz Morales.

Ante el endurecimiento de la seguridad en la frontera sur de Estados Unidos y el despliegue de elementos de la Guardia Nacional, el también académico de la UNAM descartó que los migrantes intenten ingresar a la fuerza a territorio estadounidense, como ocurrió en la frontera de Guatemala con México.

Sostuvo que la mayoría de los migrantes -que comenzaron a llegar este lunes a la Ciudad de México- “se van a quedar en la frontera norte de México, sobre todo aquellos que quieran acceder a la figura de asilado en Estados Unidos, por que en el caso de ese país, se tiene que hacer la petición fuera de su territorio”.

Esto, dijo Muñoz Morales, será otro gran reto para las autoridades mexicanas una vez que llegue el grueso de la caravana a la frontera norte del país.

“Porque quienes los atienden en primera instancia son las autoridades mexicanas, que a su vez podrían delegar ya la responsabilidad de los trámites ante los agentes migratorios, particularmente en las garitas fronterizas”, detalló en entrevista con Notimex.

En ese sentido, subrayó que si bien Estados Unidos no ratificó el convenio sobre refugiados de 1951, si forma parte de la extensión del mismo desde 1961 y tiene que recibir estas solicitudes de asilo.

“¿Qué va a pasar entonces? pues vamos a ver un cuello de botella probablemente en la frontera norte, eso es lo que podríamos ver, pero insisto, no una escena rocambolesca donde los migrantes intenten ingresar a la fuerza”, expresó.

Alertó que en caso de que se endurezca la política migratoria de Estados Unidos,  también podría ocurrir que muchos de los migrantes decidan irse por rutas más peligrosas para acceder a la Unión Americana, “eso es otro escenario”.

Cabe recordar que la semana pasada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que se plantea modificar las leyes de asilo, y modificar por decreto la Constitución para negar la nacionalidad a los nacidos en la Unión Americana de padres extranjeros.

Por otra parte, el académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM subrayó que la violencia y la pobreza que existen en el Triángulo del Norte centroamericano están nutriendo el flujo de migrantes que busca llegar a Estados Unidos.

“La propia caravana se está alimentando a final de cuentas de todas estas condiciones estructurales y me refiero a la violencia ejercida por las Maras, por grupos del narcotráfico y sobre todo, por las paupérrimas condiciones económicas que existen en Honduras en particular, pero en el Triángulo del Norte en general”.

Señaló que Honduras es el país de Centroamérica con la mayor tasa de mortalidad, producto básicamente de muertes violentas, además de que también existe una serie de personajes vinculados con la oposición en ese país, que propiciaron a final de cuentas los elementos para generar una caravana migrante.

“Pero es mucho más importante el alto índice de criminalidad en contra de los hondureños en su propio país y que está afectando a generaciones, familias completas que la única alternativa que tienen en este momento para no perecer, o para tratar de mejorar su situación económica, es migrar”, expresó.

Asimismo, dijo, se debe tomar en cuenta que el actual gobierno de Estados Unidos ha dejado de lado a Centroamérica, y ya han empezado a disminuir los apoyos para el desarrollo de estos países.

En ese sentido, la gran contradicción de la caravana es el fortalecimiento y el uso que está haciendo Donald Trump para mantener sólida su base de electores que ven en la otredad, en el inmigrante, una amenaza, subrayó Muñoz Morales.

Dijo que la caravana migrante se ha convertido en un símbolo, en una esperanza para miles de centroamericanos, pero también refuerza la disfuncionalidad de las migraciones internacionales, que no permite entender que si no se atienden las causas estructurales, seguirá esta migración proveniente de Centroamérica.

Asimismo, el académico de la UNAM dejó en claro que al grueso de la caravana migrante no le interesa quedarse en México por varias situaciones, pero particularmente porque ganarán más en Estados Unidos o porque sus familiares ya se encuentran en la Unión Americana.

“Aquellos que pretenden o los que deciden quedarse en México son la minoría, así que en ese sentido, deberíamos de entender que México no es el lugar al que pretender integrarse el resto de sus vidas, es a final de cuentas el sueño de llegar a Estados Unidos”, enfatizó.

NTX