Liberan a manatíes en Tabasco

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en coordinación con los integrantes del Comité de atención de la contingencia por mortandad de manatíes en Tabasco, liberó a los dos sirénidos adultos que mantenía confinados.

En un comunicado, la dependencia federal señaló que la reintegración a su hábitat de los manatíes, se determinó después de que especialistas del Comité verificaron que los ejemplares se encontraban clínicamente sanos, luego de estar más de tres meses bajo observación, monitoreo y tratamiento médico.

Cabe recordar que entre mayo y octubre, se presentó en el estado una mortalidad inusual de manatíes, mayormente en la zona del sistema fluvio-lagunar comprendido entre el arroyo Maluco, río Bitzal, río Los Naranjos, Arroyo El Llano y el Canal Cobos, entre los municipios de Macuspana, Centla y Jonuta.

Derivado de lo anterior, los especialistas consideraron, como medida precautoria llevar a cabo una translocación de los ejemplares (cambio de lugar, pero con las mismas características de hábitat y cerca de la zona donde fueron capturados), aunado a que los eventos de mortalidad han cesado.

Además, lo anterior se determinó gracias a que las precipitaciones pluviales han aumentado, lo que permitiría que los manatíes accedan a una amplia variedad de alimento.

El sitio de liberación fue el Sistema Fluvio– lagunar El Coco, ubicado en la porción noreste del Polígono de la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, al considerar que es una zona de distribución normal de esta especie y presenta características de hábitat favorables para el manatí.

En este lugar, puntualizó la Profepa, se tiene registro de la presencia continua de sirénidos, además de ser un área donde se han realizado captura y radio-marcaje satelital de estos mamíferos marinos.

Por ello, como medida de seguimiento, se les colocaron transmisores de radiofrecuencia, para ser monitoreados vía satelital y dar continuidad post-liberación, por parte de los especialistas, con el propósito de conocer al día, las ubicaciones, además de haberles insertado un microchip subcutáneo, como método de identificación individual.

Además, se realizará seguimiento a distancia, in situ, para hacer observaciones sobre las actividades que realicen en cuanto a lugares para alimentación, desplazamiento y descanso.

En este monitoreo participarán especialistas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, con la colaboración del Colegio de la Frontera Sur Unidad Chetumal (Ecosur) y la Asociación Civil Conservación de la Biodiversidad del Usumacinta.

NTX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *