Realizan evaluaciones genéticas para salvar a la tortuga lora

Debido a que la tortuga lora está en peligro crítico de extinción, especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), a través del Centro de Biotecnología Genómica, ayudarán a proporcionar información técnica que permita conocer la variabilidad genética de la especie.

Este quelonio marino se encuentra en la lista roja de animales amenazados, publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Xóchitl de la Rosa Reyna, investigadora del IPN, explicó que las acciones de conservación han evitado desde hace 50 años la desaparición de la tortuga lora, pero actualmente no se cuentan con evaluaciones genéticas, motivo por el cual participarán en la incorporación de información.

Ello, como parte de un proyecto apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Texas A&M University-Wildlife and Fisheries Sciences, Texas Sea Grant, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y de la Division of Sea Turtle Science and Recovery at Padre Island National Seashore.

En un comunicado del IPN, la especialista señaló que utilizan tecnología de secuenciación masiva para aislar marcadores moleculares de la especie, básicamente obteniendo la huella molecular de la tortuga para conocer la variabilidad genética de la especie.

Esa información permitirá conocer qué tan saludable es el quelonio a nivel genético, además de determinar si tiene una variabilidad genética (diversidad en las frecuencias de los genes) como para resistir al ambiente.

Indicó que esto es muy importante, porque puede suceder que no la tenga, a causa de la drástica reducción de la población, como resultado de presiones ambientales, por ejemplo, la contaminación del hábitat.

Los marcadores genéticos, agregó, permiten evaluar esto y conocer cuál es el tamaño efectivo de la población, es decir, saber cuántas hembras y machos están aportando genes a la descendencia, porque no todas las tortugas contribuyen al acervo genético.

Las tortugas lora regresan a reproducirse al lugar en el que nacieron. Cuando anidan no reaccionan fácilmente, entran en una especie de trance, entonces los investigadores aprovechan ese momento para obtener datos para su conservación, detalló.

De acuerdo con los protocolos científicos, ese es el instante exacto para tomarles una biopsia de la aleta trasera, así como una muestra de sangre del cuello para extraer de ambos el Ácido Desoxirribonucleico (ADN) e iniciar los estudios.

Hasta el momento, los científicos estiman que la variabilidad genética de la especie es alta, en comparación con otras especies también en peligro crítico de extinción.

 

NTX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!