Se retrasa en Pakistán liberación de mujer absuelta de la pena de muerte

La liberación de una mujer cristiana en Pakistán que fue absuelta ocho años después de haber sido condenada a muerte por blasfemia se retrasó hoy, después de que fracasaran las conversaciones entre el gobierno y los islamistas radicales que quieren que la ahorquen públicamente.

Además, un abogado que representa a un clérigo local que había presentado los cargos iniciales de blasfemia contra Asia Bibi solicitó a la Corte Suprema que revocara su absolución.

El Tribunal Superior de Justicia en una decisión histórica anuló el pasado miércoles la condena a muerte contra Bibi en 2010 por insultar al profeta Mahoma.

Desde entonces, los islamistas han bloqueado las carreteras y han dañado o incendiado decenas de vehículos para presionar al gobierno para que evite su liberación de un centro de detención no revelado.

Los islamistas debían realizar mítines en todo el país después de las oraciones del viernes, avivando temores de violencia.

Pakistán cerró escuelas y colegios después de que el clérigo radical Khadim Hussain Rizvi, líder del partido Tehreek-e-Labbaik, anunció que las “conversaciones” entre sus oficiales y el gobierno sobre el destino de Bibi habían fracasado.

Antes del amanecer del viernes, Rizvi dijo en un mitin en la ciudad oriental de Lahore que uno de los negociadores del gobierno amenazó a sus oficiales durante las conversaciones de que las fuerzas de seguridad los matarán sin piedad si no se dispersan pacíficamente.

Rizvi pidió a sus partidarios que continuarán bloqueando calles y avenidas mientras las autoridades convocaban a las tropas paramilitares para restablecer el orden.

“Estamos listos para morir para mostrar nuestro amor por el profeta”, señaló el clérigo.

Los enviados de Rizvi exigieron que se prohibiera a Bibi abandonar el país, pero el ministro de Información, Fawad Chaudhry, rechazó la demanda y manifestó que el gobierno no aceptará ningún dictado.

Ghulam Mustafa, un abogado que representa a un clérigo provincial en Punjab que había presentado los cargos iniciales de blasfemia contra Bibi, solicitó a la Corte Suprema, que revisaran el fallo de absolución.

El tribunal no ha establecido fechas para abordar la petición, pero la liberación de Bibi podría retrasarse aún más por el proceso. No se sabe que la Corte Suprema de Pakistán revoque sus decisiones, pero las revisiones de los tribunales suelen demorar años.

Las autoridades indicaron que han aumentado la seguridad cerca de un centro de detención no revelado donde Bibi está retenida por su seguridad.

Funcionarios de la prisión revelaron que dos reos fueron arrestados el mes pasado tras conocerse que tenían planes para ejecutar a Bibi y aún seguían siendo interrogados.

La familia de Bibi esperaba su liberación el jueves por la noche. Su esposo, Ashiq Masih, regresó de Gran Bretaña con sus hijos a mediados de octubre y esperaba su liberación para que pudieran salir de Pakistán.

Aunque la familia no ha revelado el país de su destino, Francia y España han ofrecido asilo.

La absolución de Bibi ha sido un desafío para el gobierno del nuevo primer ministro de Pakistán, Imran Khan, quien llegó al poder este verano.

Khan condenó a los islamistas el miércoles después de que el clérigo Afzal Qadri instara a sus partidarios a asesinar a los tres jueces que absolvieron a Bibi, la revuelta contra el jefe del ejército, el general Qamar Javed Bajwa, y el derrocamiento del gobierno actual.

El portavoz de los militares, mayor general Asif Ghafoor, indicó este viernes que el ejército estaba ejerciendo moderación para dar una oportunidad de una resolución pacífica.

Sin embargo, más de dos mil islamistas continuaron bloqueando una carretera clave que une la capital, Islamabad, con la ciudad de Rawalpindi, causando atascos de tráfico.

Cientos también bloquearon otra autopista clave que unía Islamabad con otras ciudades importantes.

Bibi fue arrestada en 2009 después de que fue acusada de blasfemia tras una pelea con dos compañeras trabajadoras agrícolas que se negaron a beber de un recipiente de agua utilizado por un cristiano.

Unos días después, una turba la acusó de insultar al profeta del Islam, lo que llevó a su condena de 2010. La familia de Bibi siempre ha mantenido su inocencia y dice que nunca insultó al profeta.

El caso de Bibi ha atraído la atención internacional y también ha vuelto a poner de relieve las polémicas leyes de blasfemia de Pakistán, una nación de mayoría musulmana.

NTX